NORTE DE GALES

EL NORTE DE GALES … PARA VIAJEROS.

Gales es una de las zonas más desconocidas de Gran Bretaña para los españoles. Siempre solemos tender a visitar las grandes urbes de Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte como Londres, Oxford, Manchester, Bristol, Edimburgo, Glasgow o Belfast. Sin embargo, pasamos desapercibida la histórica tierra galesa.

Territorio medieval, territorio rural, territorio tradicional… Sus habitantes se sienten muy orgullosos de su historia y tradiciones. Es un lugar que no te dejará indiferente, sobre todo, desde el punto de vista natural.

Cardiff es la capital de Gales la cuál se encuentra en la zona sur y, como en España que la tierra andaluza no tiene nada que ver con la vasca (por poner un ejemplo), Cardiff no tiene demasiado que ver con la forma de vida de los norteños, de hecho, desde las isla de Anglesey (el territorio más al Norte y rural de Gales) a Cardiff hay como cuatro horas en coche.

La zona del Norte de Gales queda mejor comunicada con ciudades como Chester, Liverpool e, incluso, Manchester (ciudades pertenecientes a Inglaterra).

Yo estuve viviendo en el Norte de Gales (en la isla de Anglesey) casi año y medio (2006-2007 y regresé a la universidad en 2008). Conservo excelentes recuerdos y vivencias extraordinarias. Claro, todo era muy nuevo y muy diferente para mí pero mi experiencia la contaré en otro momento. Ahora toca contaros qué hacer y visitar en el NORTE DE GALES…

VIAJAR AL NORTE DE GALES DESDE ESPAÑA.

Teniendo en cuenta lo anterior y si quieres ir directo a visitar esta zona, lo más adecuado es coger un avión a Liverpool y desde allí bien alquilar un coche bien coger un tren para visitar este lugar tan auténtico.

También puedes volar a Cardiff y desde allí coger otro vuelo local a Anglesey (Anglesey tiene un aeropuerto militar desde el que diariamente despegan y aterrizan vuelos locales Cardiff-Anglesey).

Otra opción es que visites Irlanda y desde Dublín cojas un ferry a Holyhead (ciudad portuaria de la isla de Anglesey).

Coche:

Para llegar al norte de Gales en coche, tardarás, aproximadamente, una hora y cincuenta minutos desde Liverpool.

Casi cuatro horas desde Cardiff.

Desde Manchester, unas dos horas y media y desde Londres cuatro horas y media, aproximadamente.

Eso sí, espero que estés ya mentalizado/a para conducir desde el lado derecho.

Tren:

El servicio ferroviario británico es bastante caro, te recomiendo que si te mueves en tren siempre compres el ticket RETURN (es decir, ida y vuelta) porque es mucho más barato que si compras los tickets tipo SINGLE (ida).

EL TIEMPO.

La verdad es que el norte de Gales es zona de lluvia y viento… todo el año.

Se cuentan con los dedos de las manos los días soleados al año. Por tanto, una pieza imprescindible en tu mochila o maleta es el chubasquero. Ni siquiera necesitarás un paraguas sino, créeme, un buen chubasquero (si por dentro lleva forro polar, mejor) y, por supuesto, con gorro.

No es necesario paraguas porque, en no demasiado tiempo, lo tendrás doblado. Las ráfagas de viento en el Norte de Gales, en especial, en la isla de Anglesey, son muy intensas y al estar casi siempre lloviendo, el agua te vendrá directamente a la cara por el viento.


Debido al clima, y si no te gusta ir empapado, la mejor época para visitar la zona es primavera y verano.

LENGUA GALESA.

En el norte de Gales, la gran mayoría de la población habla Galés (más de un 80%), en lengua galesa se dice: “cymraeg“.

Se trata de una lengua celta que no tiene demasiado que ver con el Inglés. Es decir, que no es como si visitas Cataluña que lo mismo puedes entender algunas palabras. Es más, a los ingleses les cuesta trabajo entender el inglés de aquellos que tienen un marcado acento galés.

El Galés (cymraeg) es lengua oficial y por eso los ayuntamientos y el gobierno emiten su documentación oficial en esta lengua y tienen su propia emisora: “BBC Radio Cymru“.


Es bastante probable que si te adentras a lo más rural de la isla de Anglesey te cruces con personas que no te hablen de forma correcta en inglés ya que no están acostumbrados a utilizarlo con habitualidad.

En el asfalto encontrarás con frecuencia la palabra: “ARAF” que significa “Slow“, vamos, que se reduzca la velocidad.

Diccionario Galés-Español


Algunas frases en Galés:

  • Bore da – Buenos días
  • Prynhawn da – Buenas tardes (por el mediodía)
  • Noswaith da – Buenas tardes
  • Nos da – Buenas noches
  • Sut mae? – ¿Cómo estás?
  • Croeso – Bienvenido
  • Croeso i Gymru – Bienvenido a Gales
  • Os gwelwch yn dda – Por favor
  • Diolch – Gracias
  • Da – Bien
  • Da iawn – Muy bien
  • Iechyd da! – ¡Salud!
  • Bendigedig – Fantástico
  • Panat – Hora del Té

RIVALIDAD GALES VS. INGLATERRA.

¿Pensabas que los grandes “enemigos” territoriales británicos eran escoceses e ingleses?. Qué va, no has conocido aún a los galeses norteños. Esa rivalidad es histórica y no solo viene de los piques en la liga de rugby seis naciones.

Desde hace siglos, los galeses quieren ser independientes aunque no han dado el salto como los escoceses que hicieron, incluso, un referéndum. Y, especialmente, porque los más independentistas están en el norte y no tanto en el sur.

De hecho, en octubre de 2017, me encontré en pleno centro de la ciudad de Caernarfon esteladas catalanas junto con la bandera galesa para manifestar su apoyo a los independentistas catalanes.

Banderas en Caernarfon

CIUDADES QUE VISITAR EN EL NORTE DE GALES.

La zona del Norte de Gales pertenece al condado (county council) denominado: GWYNEDD.

Las ciudades más relevantes de la zona son las siguientes:

Bangor, Caernarfon, Llandudno, Conwy, Porthmadog, Snowdon, Portmeirion y, por supuesto, la isla de Anglesey (dentro de la isla destacan: Menai Bridge, Beaumaris, Holyhead, Rhosneigr, Aberffraw, Llanddwyn, Llanfairpwll… … ).

ISLA DE ANGLESEY.


En Galés: Ynys Môn.

Se gobierna de forma unitaria, es decir, que, en cierto modo, funcionan de forma independiente al condado de Gwynedd.

Entrada a la isla de Anglesey desde el Menai Bridge

Es una isla repleta de granjas, de pastos y prados. Se cría intensivamente ganado vacuno y ovino. El precioso paisaje que recordarás tras su visita son campos verdes, con un fondo de mar y repletos de vacas y ovejas con abundante lana.

MENAI BRIDGE.

Es, sin duda, mi lugar favorito del Norte de Gales, de Anglesey, especialmente por su paisaje y por los recuerdos que me trae de cuando estuve viviendo allí.

Solíamos hacer una ruta de pubs. Íbamos al último pub de Anglesey y al primero de Bangor a tomarnos una pinta y el trayecto lo hacíamos andando por el puente, ya hiciese buen o mal día. Nos reíamos tanto…

Menai Bridge

Menai es el nombre de uno de los puentes que unen la isla de Anglesey con la península y también recibe el nombre de “Menai Bridge” el primer pueblo de la isla.

El “Menai Bridge” es uno de los primeros puentes colgantes modernos. Comenzó a construirse en 1819 y su obra finalizó siete años después con la idea de hacer llegar la correspondencia desde Londres a Dublín.

Menai Bridge

BEAUMARIS.

Es una ciudad de origen vikingo en la que destaca su castillo rodeado de agua, construido por Eduardo I de Inglaterra, además de su Palacio de Justicia que data del 1614 y una antigua cárcel. También tiene un bonito muelle por el que pasear.

Castillo de Beaumaris

Castillo de Beaumaris

Desde Beaumaris, y si el tiempo lo permite, suelen partir ferrys a Puffin Island, una mini isla en la que podrás ver montones de graciosas aves marinas de pico rojo-anaranjado y amarillo llamados puffin (“frailecillos”).


LLANFAIRPWLLGWYNGYLLGOGERYCHWYRNDROBWLLLLANTYSILIOGOGOGOCH.

Se trata del pueblo con el nombre más largo de Reino Unido y el tercero del mundo. El nombre tiene una mezcla de lengua galesa e inglesa y la traducción al castellano es: “iglesia de Santa María en el hueco del avellano blanco cerca de un torbellino rápido y la iglesia de San Tisilio cerca de la gruta roja“.


Lo cierto es que es un pueblecito tan, tan pequeño que lo único interesante qué hacer es echarse una foto en la estación de tren en la que aparece el nombre completo o, como mucho, entrar a una galería comercial que hay cerca de la estación y tomar un té en su interior.

ABERFFRAW.

Aberffraw es un mini, mini pueblo de la isla de Anglesey con un fantástico paisaje natural. Se encuentra junto a la ribera de río Ffraw.

Por un lado tiene un bonito puente…

Puente de Aberffraw

Por otro lado, destaca la isla de Cribinau (en realidad es un islote) en la que se encuentra una pequeña ermita del siglo VII llamada San Cwyfan (conocida como “the church in the sea“; “la iglesia en el mar“). También es uno de mis paisajes favoritos galeses. Veía esa ermita desde las ventanas de mi habitación en la granja en la que viví; la imagen y el recuerdo que guardo es precioso.

San Cwyfan (Anglesey)

San Cwyfan con marea baja

El acceso a la ermita depende de si la marea está alta o baja. Si la marea está alta solo es posible acceder a San Cwyfan en barca y si la marea está baja es posible acceder andando y es curioso poder tocar las algas y moluscos con tus propias manos.

Se celebran bodas en concretos días del año.

RHOSNEIGR.

Es un pueblo costero de la isla de Anglesey con una playa que durante todo el año es transitada por especialistas en surf, windsurf y deportes similares. Es uno de los lugares más comunes de veraneo de personas procedentes del sur de Inglaterra.

Una de las playas de RHOSNEIGR

LLANGEFNI.

Realmente, esta ciudad, desde el punto de vista turístico, no tiene mucho que visitar pero es el centro administrativo de Anglesey y se encuentra en pleno centro de la isla.

HOLYHEAD.

Se encuentra en el norte de la isla y se trata de la mayor ciudad de Anglesey. Holyhead es muy industrial, tiene puerto y desde allí, diariamente, zarpan ferrys directos a Dublín.

ISLA DE LLANDDWYN (isla de los amantes).

No puedes perderte visitar este lugar.

Esta isla debe su nombre a Santa Llanddwyn. Una mujer que no tuvo demasiada suerte en el amor, por ello se convirtió a monja y se fue a vivir a esta isla en la que cada día rezaba por los enamorados auténticos, para que tuviesen más suerte que la que ella tuvo. Por ello, se convirtió en la patrona de Gales y se celebra su día cada 25 de enero (que para los galeses es su particular “San Valentín”).

Llanddwyn forma parte de un parque natural precioso (Newborough National Nature Reserve and Forest), tiene una kilométrica playa ideal para pasear o hacer deportes como surf o windsurf y un bonito faro al final del trayecto.

BANGOR.

Es la ciudad más importante del norte de Gales. Es una ciudad universitaria y cuyos puentes unen la península con la isla de Anglesey. Además, su obispado es uno de los más antiguos de Gran Bretaña.

IMPRESCINDIBLES en Bangor:

  • Pasear por el puente Menai.

El “Menai Bridge” es uno de los primeros puentes colgantes modernos. Comenzó a construirse en 1819 y su obra finalizó siete años después con la idea de hacer llegar la correspondencia desde Londres a Dublín.

  • Britannia Bridge.

Se trata de otro puente que se encuentra justo enfrente del puente Menai y por el que pasa el tren. Se construyó un par de años más tarde que el Menai, precisamente, para unir por vía ferroviaria Londres con Holyhead (ciudad portuaria de la isla de Anglesey desde la que zarpan diariamente ferrys a Irlanda). Desde el tren se pueden apreciar claramente unos enormes leones muy parecidos a los del Congreso de los Diputados de España. Son cuatro leones de piedra caliza esculpidos por John Thomas (famoso escultor británico). Se encuentran a cada uno de los lados del puente.

Los dos puentes que unen Anglesey con la península

  • Universidad de Bangor.

Localización: College Road, Bangor LL57 2DG, Gales.

Edificio de la Universidad de Bangor al fondo

Es la ciudad en la que estudié “English for Law“. Merece la pena visitarla.

Queda a lo alto de la ciudad y desde la misma se pueden disfrutar unas bonitas vistas de Bangor a un lado y de la isla de Anglesey a otro, además, tiene una biblioteca muy bonita.


El edificio es impresionante, estilo “Harry Potter”, esto es, gótico y con coloridas vidrieras.

  • Muelle “Y Garth“.

Localización: Garth Road, Bangor, LL57 2SW, Gales.


Es el segundo muelle más largo del país, con 472 metros de largo. Un sitio agradable por el que pasear y desde el que se divisa la isla de Anglesey.

  • Catedral de Bangor.

No es demasiado majestuosa pero su simpleza es digna de ver.

  • Calle Mayor de la ciudad.

Calle comercial en la que destaca un antiguo reloj. Es la calle mayor más larga de todo Gales.

CAERNARFON.

Es la capital del condado de Gwynedd.

Es una ciudad histórica con un espectacular castillo en el que coronan, generación tras generación, al príncipe de Gales (la última coronación fue en 1969 al coronar al Príncipe Carlos).

Fue construido por Eduardo I de Inglaterra y tiene unas robustas murallas y torres muy bien conservadas. Además, el castillo es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


En el interior del castillo se encuentra el Museo de Fusileros Reales de Gales.

También destaca un tren de vapor (de la Welsh Highland Railway) que hace un único trayecto hacia Porthmadog.

Además cuenta con un pequeño puerto y playa.

Es una ciudad pequeña y tranquila aunque es en la que suele haber más movimientos “independentistas” de la zona.

Los jóvenes norteños suelen combinar sus salidas de las noches de los fines de semana entre Bangor y Caernarfon.

PORTHMADOG.

Es una pequeña ciudad famosa por su puerto y por un antiguo trenecito que llega a Caernarfon.

CONWY.

Conwy es una ciudad amurallada, se trata de una espectacular arquitectura medieval, patrimonio de la UNESCO, construida, también, bajo el reinado de Eduardo I de Inglaterra.

En esta misma ciudad también se halla la casa más pequeña de Gran Bretaña, que se encuentra deshabitada desde el siglo XVI. Es una peculiar y diminuta casa de color rojo a la que puedes entrar pagando una libra.

PARQUE NACIONAL SNOWDONIA.

Este parque es una de las zonas más naturales de todo el país que siempre encontrarás repleta de turistas de perfil montañero.

Una de las peculiaridades es un histórico tren (máquina de vapor) que hace un recorrido de más de 40 kms desde el que podrás contemplar el espectacular paisaje (si no te pilla un día de niebla, como en una ocasión me ocurrió a mí).

LLANDUDNO.

Se trata de una pequeña ciudad vacacional de estilo victoriano.

Parece que en esta ciudad, Lewis Carrol, autor de “Alicia en el País de las Maravillas”, es donde conoció a la niña que le inspiró para la creación de la obra. Por este motivo, encontrarás en varios puntos de la ciudad distintas estatuas de Alicia y personajes del cuento.

PORTMEIRION.

Este es un lugar que no te puedes perder, sobre todo, porque jamás imaginarías encontrarte un sitio así en el Norte de Gales. Se trata de una villa construida al más auténtico estilo italiano; es conocida como “Little Italy“.

Es un lugar muy peculiar, repleto de detalles en cada esquina, eso sí, ojo con los bancos porque no están amarrados al suelo y yo mismamente me caí a cierta altura al sentarme en uno de ellos.

Sir Clough Williams-Ellis construyó la villa entre 1925 y 1975. Utilizó fragmentos de restos procedentes de las demoliciones de otros edificios.

Portmeirion pertenece a una asociación sin ánimo de lucro, que explota la mayoría de los edificios como habitaciones de hotel o como apartamentos y los locales son tiendas, cafés, salas de té y restaurantes.


Es necesario comprar entrada (12 libras) para visitar el lugar. Abre todos los días desde las 09:30 a las 19:30 horas.

Como curiosidad te contaré que los Beatles solían reservar el hotel Portmeirion para hacer fiestas privadas.

CURIOSIDADES GALESAS:

  • Ciudades que comienzan por LLAN- o ABER-.

En el norte de Gales muchas de las ciudades y pueblos comienzan con estos dos prefijos. Por ejemplo: Llangefni, Llandudno, Llanberis, …, Aberfraw, Abertawe,…

Llan- significa “iglesia” o “parroquia” y Aber- significa “boca de río” y suelen ir seguidos, por tanto, de nombre de ríos.

  • Los Galeses como descubridores de América.

Quedaros con este nombre: “MADOC”. Según los galeses es el descubridor de América.

Cuentan las historias y leyendas galesas que el Príncipe Madoc navegó hasta América hacia el año 1170. No es reconocido por la mayoría de los historiadores ya que no hay pruebas materiales que sostengan de forma irrefutable ese hallazgo trescientos años antes que Cristóbal Colón.

Madoc era hijo del Rey Galés Owain Gwynedd y tras su muerte, uno de sus hijos, Madoc, decidió explorar el océano Atlántico descubriendo una “tierra lejana y abundante” (como dicen algunos escritos que se le atribuyen) donde formó una colonia con un centenar de individuos.

  • Aeropuerto en la misma isla de Anglesey. RAF (Royal Air Force) Valley.

Se encuentra cerca de Holyhead, concretamente en la zona llamada Valley y es una base militar que en los últimos años permite el aterrizaje y despegue de algún vuelo comercial que conecta la isla de Anglesey con la capital galesa, Cardiff. Desde allí se realizan toda clase de maniobras y operaciones militares.

El mismísimo príncipe Guillermo de Inglaterra estuvo destinado en esta base militar durante más de un año (2011) ya que el príncipe es piloto de búsqueda y rescate.

  • Anglesey Show.

El “Anglesey Show” es una famosa feria agrícola que se celebra cada mes de agosto en una zona de la isla llamada Mona. Si visitas el norte de Gales en agosto no puedes perdértelo porque es de lo más autóctono que podrás encontrar, eso sí, ve equipado con botas porque hay enormes barrizales. Allí disfrutarás de toda clase de exposiciones y exhibiciones agrícolas: de maquinaria y vehículos como tractores, de productos tradicionales y artesanales, de piensos, de vegetales y flores y hay competiciones de ganado que los agricultores de la zona se toman muy enserio.

El primer Anglesey Show data del año 1808.

https://www.angleseyshow.org.uk/en/

  • Cucharas de madera como obsequios en las bodas. 

Conocidas como “LoveSpoons“, en las bodas galesas aún se mantiene la tradición de regalar a los invitados bonitas cucharas talladas de madera. No son nada baratas ya que están hechas a mano y son auténticas obras artesanales.

La tradición viene de muy antiguo, cuando un hombre pretendía a una mujer galesa le ofrecía a su pretendida, delante de su padre, una cuchara sopera de madera tallada en símbolo de abundancia y de su pericia y habilidad con el tallado de madera.

Suelen estar cargadas de simbología: la herradura significa suerte, el candado significa seguridad, la cruz significa fe, las campanas significan matrimonio, las ruedas significan trabajo y los corazones, amor.

  • Bandera galesa.

La bandera galesa (en galés: “Y Ddraig Goch“) es conocida por su dragón rojo sobre franjas de color verde y blanco.

El por qué el símbolo galés es un dragón rojo parece que viene de una antigua leyenda en la que un dragón rojo (que representaba a la población nativa; los galeses) salió victorioso frente uno de color blanco (que representaba a la población sajona) y además, el rojo luchó por sus tierras de origen, que debían de ser las galesas, y luchó para que, además, se mantuviesen sus costumbres y lengua.

Los colores de las franjas del fondo, verde y blanco, fueron tomadas de la bandera de la dinastía de los Tudor que es una dinastía de origen galés que gobernó el Reino de Inglaterra de 1485 a 1603.

  • Hay una comunidad galesa en la Patagonia argentina.

Son conocidos como “galensos” y, en la actualidad, la zona argentina en la que se hallan se llama Puerto Madryn. Los primeros galeses llegaron a tierras argentinas hacia el 1865 como consecuencia de la pobreza y de un intento de independencia fallido que hubo en aquella época en Gales. La bandera de esta comunidad es con franjas azul cielo y blancas (como la argentina) pero en el centro hay un dragón rojo.

  • Iglesias católicas como centros de ocio y privados.

Una de las cosas que me sorprendió en mi estancia galesa es que la gran mayoría de las iglesias católicas (algunas de ellas espectaculares edificios de estilo gótico) son propiedades particulares, por lo que es posible que te encuentres a alguna rica familia viviendo en alguna de ellas o bien algunas se han transformado en parques infantiles o le dan cualquier otro tipo de utilidad menos la de culto.

Tiene sentido, la mayoría de la población británica es anglicana por ello no tienen especial “éxito” los edificios de tradición católica.

  • El país de las tarjetas de felicitación.

Reino Unido es el país de la felicitación. En cada esquina, además de encontrar un Costa Café, encontrarás una librería-papelería repleta de tarjetas de felicitación para toda clase de acontecimientos, es más, los supermercados (tesco, morrisons, etc) tienen secciones exclusivamente de tarjetas para felicitar no solo el cumpleaños de alguien sino, como decía, para toda clase de celebraciones (día del padre, día de la madre, nacimiento de hijo, ascensos en el trabajo, cambio de trabajo, por boda, por divorcio, sacar buenas notas, dando ánimos por estar enfermo, mudarse de casa, … ).

  • Cervezas… para hombres ¿?

Me gusta la cerveza. Sí, soy mujer y me gusta ir un pub a beber una buena cerveza, bien fría y si es en una jarra, mejor. ¿Que te parece de lo más normal del mundo? Pues, créeme, en Reino Unido, no. La primera vez que fui a un pub galés me pedí una pinta y ya se aseguraron mis amigos, hombres, en dejarme claro que eso no era muy típico en una “lady“. Es cierto, yo misma me percaté cómo el resto de ladies galesas me miraban asombradas por tener en mis manos una enorme pinta de cerveza y no lo que solían beber ellas: sidra, vino (sí en un pub o disco) o bien las típicas botellas preparadas de bacardí de ron y como mucho, mucho, una cerveza mexicana Corona.

No es típico beber “cubatas” en UK, si pides alguno te lo servirán en vaso pequeño, sin hielo, y de una enorme botella puesta boca a bajo y echado el licor al vaso cuál refresco, a presión.

  • Té con leche.  

Si no lo sabes, te lo digo yo: no hay nada más sagrado como la hora del té en Reino Unido (entre las 15:30 y las 17:00, aproximadamente). Seguro que ahora entiendes la utilidad de los hervidores de agua (“cattle“) en cada habitación de hotel británica.


Para tomar el té de forma correcta, es decir, al más genuino estilo británico, debes de acompañarlo con pequeños sándwiches y pasteles.


En la mayoría de los lugares se hace un parón para tomar el té. Recuerdo que cuando trabajaba en un despacho de Solicitors en Amlwch, no podías pedirle nada a las secretarias durante la hora del té (en galés: “panat“), es como el momento “coca-cola light” en España, ese de salir a desayunar sobre las once de la mañana. Que vas a una oficina pública o a un banco y preguntas por un funcionario o empleado entre las 10 y las 12 de la mañana que no ves en su puesto, ya sabes qué hace ¿no?, está desayunando. Pues eso es justo lo que ocurre en UK a la hora del té. A esas horas, están tomando té con agua hirviendo del “cattle” (hervidor de agua) y para suavizar el agua caliente se mezcla con leche fría y, a su vez, lo acompañan con unas pastas de mantequilla, pasteles o mini sandwiches.

En mi caso, se sorprendían cuando les decía que no quería añadir leche al té, solían decirme “no vas a poder tomártelo en un buen rato” y yo pensando “oye, ¿no es más fácil darle al botón –off- del “cattle” antes de que empiece el agua a hervir?”.

Recuerdo que “mi padre Galés”, en una ocasión, cuando se encontraba visitando Murcia, pidió en un bar un té con leche y ¿qué pensáis que le pusieron? ¿Una taza de agua hirviendo y al lado un recipiente con leche fría? Pues no, le pusieron un vaso de leche caliente y en su interior una bolsa de té. Creo que el hombre aún sigue traumatizado.

  • Cocinas tradicionales británicas. 

Las cocinas más tradicionales británicas no tienen ni bitrocerámica ni inducción sino que cualquier buena cocina que se precie tiene un “AGA COOKER”. Se trata de cocinas diseñadas y patentadas por Nils Gustaf Dalén en 1922, quién por cierto fue premio Nobel de Física.

Esta clase de cocinas tienen una alta capacidad de radiar-almacenar calor desde el interior por lo que, a la vez, tienen utilidad de estufa.

  • A pesar del frío, noches de fiesta en tirantes. Jerseys de lana … “pá’ qué“.

Otra cosa que me llamó la atención en mi estancia galesa es que la gran mayoría de mujeres, durante las noches de los fines de semana, no suelen vestir abrigos, a pesar de las bajas temperaturas. Llegué a la conclusión de que era la manera de lucir sus bonitos vestidos de noche, a pesar del tiempo y…sin complejos.

Y si hay otra cosa que aprendí es que no es necesario vestir gruesos jerseys de lana porque los interiores de los edificios, de los bares, de los supermercados, de las casas, tienen la calefacción tan a tope que te van a terminar estorbando. Durante mi estancia en Gales, solo me puse un jersey de cuello vuelto una vez y menudo día de sudor pasé en el despacho.

  • Buzones rojos.

Casi seguro que encontrarás uno en cada esquina de cada ciudad británica. El motivo del color rojo es que el Royal Post buscaba, a finales del siglo XVIII, un color llamativo para que los ciudadanos pudiesen ver el buzón con rapidez. Parece que al principio los buzones eran de color verde oscuro y muchas personas no los encontraban al camuflarse con el colorido de la frondosa vegetación de muchas de las poblaciones británicas.

El servicio de las “post office” es ininterrumpido desde las 09:00 a las 17:00 horas, incluyendo los sábados (hasta las 12:00, normalmente).

  • Juzgados de pelucas y reverencias.

Como abogada, no puedo pasar por alto las diferencias más significativas de los tribunales de justicia británicos con respecto a los españoles.

Para empezar, los jueces no pasan una oposición como en España sino que son abogados que llevan años ejerciendo y que optan a plazas de juez (lo cuál me parece más sensato que estudiar 500 temas de memoria y “cantados” a contrarreloj).

Se suele vestir toga tanto por abogados, jueces como fiscales (salvo en los procedimientos penales de primera instancia) y los “barrister” llevan pelucas.

Además, cada vez que entran y salen los jueces de Sala, es obligatorio que todo el mundo se levante y haga una reverencia.

  • Contratos en las papelerías.

Y, como abogada, tampoco puedo dejar de contar como curiosidad británica que en cualquier librería, incluida la sección de papelería de cualquier supermercado, podrás encontrar contratos de alquiler de casas o habitaciones, de compra-venta, de formalización de hipoteca e incluso poderes de representación.

INFO DE INTERÉS:

  • En Reino Unido hay una hora menos que en España.
  • Los enchufes son distintos a los de España (tres clavijas), por tanto, tendrás que hacerte con un adaptador.
  • Prefijo: 0044
  • Moneda: Libra esterlina. Aunque se puede pagar cualquier cosa con tarjeta; no hay mínimos. Ojo con algunos bancos que cada vez que haces compras con tarjeta en libras, además de la diferencia al cambio, te cobran una comisión.

  • Se conduce por el lado derecho.
  • Si visitas el Norte de Gales entre septiembre y junio, se hace imprescindible un buen chubasquero con gorro y calzado antideslizante.
  • Qué comer: Para sentirte algo autóctono debes ser muy carnívoro. Eso sí, en el norte de Gales te comerás la mejor carne de vaca y cordero del país.


Además de los buenos chuletones, es muy típico el garlic bread (pan de ajo), el fish and chips (pescado rebozado y patatas fritas), salchichas, jacket potato (patata rellena normalmente de atún y mayonesa o de “beans” – habichuelas-), todo tipo de sopas (en galés: “cawl“), el pastel de cordero (“Welsh Lamb Pie“; en galés: “Pastai Oen Cymreig“) y, por supuesto, el “Sunday roast“, es muy típico que las familias galesas queden los domingos para comer ternera al horno, verdura hervida (“aliñada” con un pegotón de mantequilla) y unos hojaldres que suelen bañarse en una salsa de carne.

Jacket Potato

Respecto a los desayunos, recuerda que el auténtico desayuno británico está compuesto de: huevos revueltos, champiñones, bacon, habichuelas, salchichas y tostadas con mantequilla. Aunque sus tortillas no están nada mal tampoco…


En cuanto al postre, tenemos el “bara brith” que es una especie de pan dulce con pasas.

Los restaurantes indios, en Gales, son abundantes y su cocina suele ser bastante buena.

Como curiosidad te contaré que los británicos suelen identificar a los españoles gastronómicamente con el pescado. Sí , sí, cada vez que salíamos a cenar solían preguntarme si me apetecía “fish“, que era muy típico de España, decían… 0_o

Eso sí, no te recomiendo ir a un restaurante español en Reino Unido, la comida suele estar adaptada a los gustos británicos y a los que he ido no he tenido muy buenas experiencias culinarias. No digo más, durante un tiempo fui camarera en un bistró y había una noche a la semana llamada “tapas night” y la primera tapa que se ofrecía eran … nachos. Sí, muy español (modo ironía ON).

¿Qué me dices… Te apetece visitar el Norte de Gales? Para mí, sin duda, es y será un lugar muy especial.

 

Anuncios